Benficios de la lactancia materna

Les damos la bienvenida a nuestro Blog donde esperamos encuentren notas interesantes que las apoyen y acompañen en esta etapa de la maternidad. Como Minicotton buscamos informarles sobre temas relevantes para la crianza y proceso de educación de nuestros niños. Por eso hoy en este mundo totalmente globalizado y con miles de fuentes de información, ¡creemos que la opinión de expertos es muy valiosa! Comenzamos con una temazo que es la lactancia materna. Para eso conversamos con la médico pediatra Daniela Valenzuela sobre los Benficios de la lactancia materna, desde una mirada experta y global.

La LM es sin duda la forma natural de alimentar a nuestros hijos; la gran mayoría de las mujeres están preparadas para poder amamantar a sus hijos si reciben el apoyo adecuado en el momento oportuno. Para partir la experta señala que la leche materna es un fluido vivo y cambiante que se adapta a cada bebe, y cambia frecuentemente según las necesidades de cada uno en particular la que la hace un fluido único y VIVO.

¡Se ha intentado imitar, pero es imposible! Es considerado por muchos un tejido, lleno de células, anticuerpos, vitaminas, proteínas, etc que les darán a los niños la mayor y mejor alimentación que pueda recibir.  

Les presentamos un resumen de los beneficios de la LC no solo para la guagua, sino para la mamá y el mundo en general:

Beneficios de la lactancia materna para la guagua:

1. Reduce la mortalidad infantil: Los niños que reciben lactancia materna durante los primeros seis meses de vida tienen 14 veces más posibilidades de sobrevivir que los que no la han recibido. Empezar a amamantar al niño desde su primer día de vida reduce la mortalidad del recién nacido en un 45%.

2. Protege al bebé contra numerosas enfermedades: La lactancia materna es la primera inmunización del bebé.

3. Aporte inmunológico: El recién nacido produce inmunoglobulinas lentamente en los primeros meses. Por esta razón es dependiente de la inmunidad que recibe de la madre a través de la leche materna. A través de este alimento, el/la niño/a obtiene un óptimo apoyo inmunológico, fortaleciendo el crecimiento y previniendo enfermedades. La presencia de inmunoglobulinas, lactoferrina, lisozima y células linfocíticas vivas en la leche materna producen una protección local y general contra muchas bacterias y virus. 

4. Evita el estreñimiento: Es fácil de digerir por el intestino inmaduro del recién nacido. El desarrollo de la mucosa intestinal evita el ingreso de proteínas extrañas que estimulen reacciones alérgicas y contribuye al desarrollo del tubo digestivo durante los primeros meses de vida del niño. 

5. Mejor nutrición: Ayuda a prevenir la obesidad del bebé y futuras enfermedades crónicas.

La lactancia materna es la mejor opción para alimentar al niño/a durante el primer año de vida. La leche materna es infinitamente superior a las fórmulas derivadas de la leche de vaca y de otras fuentes, ya que los nutrientes que contiene, tales como proteínas, grasas, hidratos de carbono, minerales, vitaminas y agua, están en cantidad y proporción adecuadas para la absorción de cada lactante. Por ello un niño o niña amamantado/a a demanda no requiere de ningún otro tipo de alimento (líquido o sólido) antes de los 6 meses de vida.

Facilita el vínculo con la madre (Apego): El contacto físico del niño/a con la madre durante el amamantamiento es una instancia privilegiada, que permite organizar armónicamente sus patrones sensoriales y gratifica profundamente sus sentidos. Se ha demostrado que los niños y niñas amamantados/as presentan mayor agudeza sensorial (gusto, olfato, tacto, visión, audición) que los alimentados con biberón y fórmula. 

7. Disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante, tanto si es lactancia exclusiva como mixta.

8. Aporta a la formación de tejidos y membranas celulares. La presencia de ácidos grasos es importante para el metabolismo del sistema nervioso central, particularmente de la retina y de los centros auditivos. 

9. Adecuada absorción de fierro: La proporción de nutrientes, el PH, la cantidad y calidad de las proteínas, el contenido en ácido ascórbico y otros factores en la alimentación, influyen en la absorción de fierro por parte del intestino. 

Para las mamás:

1.Reduce el riesgo de depresión posparto.

2.Reduce el riesgo de anemia.

3.Ayuda a perder peso después del parto.

4.Facilita el vínculo con el bebé.

5.Previene el cáncer de mama y el cáncer de ovario y el riesgo de osteoporosis después de la menopausia.

6.Reduce el riesgo de sufrir diabetes más aún si ha sufrido diabetes gestacional.

7.Puede aliviar el dolor de la cesárea.

8.Protege de la hipertensión en la menopausia.

¡Y un punto no menor es la ansiada recuperación posparto! Además, existen múltiples ventajas para la madre. Una mejor recuperación postparto, menor fertilidad de la mujer durante los meses de lactancia y menor probabilidad de cáncer mamario y ovárico, y de osteoporosis en edades futuras, son algunas de ellas

Para la sociedad:

Los Benficios de la lactancia materna no se limitan a las madres y los bebés, sino que también benefician a la sociedad porque ayudan a lograr muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Así, la lactancia materna mejora la nutrición, previene la mortalidad infantil, reduce el riesgo de padecer enfermedades no transmisibles, favorece el desarrollo cognitivo y la educación, ayuda a reducir la pobreza y por ende beneficia a las economías nacionales (al reducir el coste de la atención sanitaria y compra de leches)

En síntesis, un niño o niña amamantado/a a demanda (vale decir todas las veces que lo pida y por el tiempo que desee hacerlo) tendrá muchísimas más probabilidades de ser más sano/a, con mejor desarrollo, podrá más fácilmente construir una relación significativa y de apego seguro con su madre, tendrá menos molestias y con ello menos llanto, y mejores condiciones para enfrentar su futuro.

 

¡Un abrazo a todas las mamás que están experimentando el proceso de lactancia, es sin duda un temazo!